Hoy os voy a hablar de Linkedin. ¿Por qué? Porque quiero explicar un aspecto que puede que muchos aún no sepáis y que no me gusta. Se trata de las invitaciones. Aquí Linkedin me recuerda a los padres y madres cuando te decían de pequeño que no te acercases a desconocidos y no hablases con ellos. Esta red profesional tiene como objetivo que sus usuarios encuentren empleo y hagan contactos útiles en su área de trabajo. Sin embargo, no permite que contactes con alguien si no conoces, al menos, su dirección de correo electrónico. ¿Y entonces? Vamos a ver, precisamente para realizar nuevos proyectos necesito encontrar gente que aún no está en mi círculo.  Es del estilo de Twitter: sigues a quien crees que comenta algo interesante y te puede aportar información útil, sin que tengas que conocer al usuario personalmente. Para eso tienes ya tu vida social (y no me refiero a la 2.0).

Invitaciones de usuarios desconocidos en Linkedin

Por otro lado, esta red profesional solo te permite invitar a 3.000 personas a lo largo de la vida de tu perfil. Si crees que vas a llegar a tener este número de contactos, te sugiero que sigas los consejos de @PedrodeVicente en su blog Exprimiendo Linkedin. Yo le conocí en el evento Webery Day celebrado en Madrid el 8 de junio. Me fascinó todo lo que sabía acerca de esta red social y lo que pude aprender para aprovecharla al máximo. En su blog, Pedro de Vicente aconseja invitar a conectar a los contactos con más conexiones de tu red y sector. Es decir, como en Twitter, donde buscas los influyentes. Sin embargo, en Linkedin encontramos cuatro tipos de contactos: de primer, segundo y tercer grado y los que están fuera de la red.

Yo te aconsejo que no seas tímido y aproveches la oportunidad de invitar a alguno de estos influyentes porque seguro que gracias a ellos alguien más ve tu perfil y puede que conecte contigo. Al final, se trata de eso. Tienes que conseguir que se fijen en ti para que te inviten a conectar y ahorrarte tú las invitaciones para las personas que elijas. Por eso, es muy bueno que participes en grupos relacionados con tu sector y comentes en ellos. Lo importante es el contenido que aportas, no tanto lo que has estudiado o tus habilidades, porque ya las demuestras.

Además de los grupos, puedes fijarte en los contactos de tu red. Se dice que el mundo es un pañuelo y seguro que si buscas en los perfiles de tus contactos encuentras personas interesadas en ti.

En mi opinión,  todo aquel que invita en Linkedin es porque realmente tiene un interés en esa persona, y no lo hace para conseguir más contactos de su red. Así que aprovecha las oportunidades y no desestimes ninguna invitación porque no sabes quién puede estar invitándote a su red.  Quizá alguien que te puede ofrecer un puesto de trabajo o un proyecto irresistible.

Anuncios