En otro post hablé acerca de elegir las fotos en los perfiles de las redes sociales. Y hoy me centraré en Twitter, pero no hablaré otra vez de las fotos (como veis, sigo sin cambiar mi foto de fondo, soy un desastre). Hoy toca la biografía (Herramientas-Configuración-Perfil). Twitter nos da un espacio (de 160 caracteres) para que incluyamos información acerca de nosotros, para darnos a conocer. Es decir, que debes incluir lo que quieres que los demás sepan de ti, como si fuese tu tarjeta de presentación: a qué te dedicas, dónde vives, dónde trabajas, qué te gusta, qué proyectos has realizado… Es importante, sobre todo, para que la gente te encuentre y contacte contigo si le gusta lo que ve y le puedes resultar útil e interesante (por ejemplo, si alguien busca un candidato para un puesto de trabajo).

Hasta ahí bien, ¿no? Pues parece que para algunos no. He ido revisando mis followers y los usuarios a quien sigo, además de otros en este microblog y he descubierto algunas biografías muy curiosas. Por eso he decidido escribir este post. Está claro que para todo hay gustos diferentes, pero es que hay gente que incluye unos mensajes muy extraños. En la red te puedes encontrar desde gente que incluye todo lo que le gusta hasta otros que no escriben nada. Y cuando digo todo es todo hasta el olor a tarta de manzana que hacía mi abuela los veranos en el pueblo. Vale, me parece muy bien pero creo que me sería más útil que me dijeses simplemente que te encanta el dulce. Entre este grupo, aparecen aquellos que junto a todos sus gustos incluyen emoticonos, dibujos; y otros que cada palabra la acompañan de hashtag. Así, cuando buscas gente que trabaje como #communitymanager, también te aparecen aquellos fans de #metallica, #deportes, #apple y así podría continuar con muchos más. Esos los tolero, pero con los que no puedo es con los usuarios que no incluyen nada. ¿Por qué? ¡Queremos saber quién eres, qué haces, a qué dedicas el tiempo libre! Somos una comunidad curiosa y las redes sirven para buscar nuevos contactos pero si no pones nada, no podemos saber si nos interesas.

Antes he comentado que es importante incluir tus proyectos y hay gente que añade también sus hijos, familia, etc. como tal. Una opción si crees que para ti es de las cosas más importantes que has hecho en la vida.

Incluir información, no, sí, no… Si estás indeciso una opción es presentarte con una frase original y a partir de ahí la gente que deduzca cómo eres. Es una manera de enganchar a un posible follower. Indagando por ahí me he encontrado con frases originales como: “Mis labios saben a pastilla de miel”, “Seguramente no me interese nada lo que tuiteas”, “Empresa de comunicación joven, fresca y en busca de retos, ¿llevas las botas puestas? Vamos a andar juntos :)”.

A partir de ahora ya es tu decisión qué poner en tu biografía, pero por favor ¡pon algo! No nos dejes con las ganas de saber :).

Biografías curiosas en Twitter

Aquí os dejo algunos ejemplos de estas curiosidades. ¿Te animas a decir cómo te presentas en Twitter?

Por Cristina Ibáñez

Anuncios